Calle Fuente del Ángel, Huesca

 

El gran reto de esta propuesta es encajar un programa funcional muy especial, en el que la cocina tiene gran protagonismo al tratarse del lugar de trabajo de su propietaria. Una limitación importante es tener que integrar las montantes de calefacción que atraviesan verticalmente la vivienda y condicionan las posibilidades de generar una nueva distribución.

Nuestros objetivos son conectar la zona de día, proyectar una cocina con isla/península despejada para zona de trabajo, tres habitaciones amplias y con grandes armarios, un baño espacioso que permita simultaneidad de usos, y mucho almacenaje.

Conseguimos optimizar los espacios estableciendo un eje central de circulación a través de cual se accede a todas las estancias. Este eje sectoriza la zona de cocina/comedor y la zona de estar, sin interferir en las circulaciones internas de cada una de ellas. Todos los dormitorios superan los 11m2, y la zona de día/trabajo supera los 30m2. Las zonas de paso se reducen enormemente y pasan a formar parte de los espacios vivideros.