Madre Vedruna, Zaragoza

 

La vivienda fue parcialmente reformada hace diez años. Se unió la tercera habitación al salón (manteniendo la puerta que la conectaba al pasillo), se cambió la instalación eléctrica, algunas ventanas y el pavimento. Se encargó también un mueble a medida (ubicado en el salón en el hueco entre pilares) que debemos conservar.

La cocina y el baño no se actualizaron.

Partimos con la premisa de tratar de encajar un nuevo programa funcional, intentando 'respetar' al máximo la intervención anterior. Como objetivos, conseguir dos baños completos (o baño y aseo), una cocina amplia y funcional con zona de comer, conectar la 'zona de día', y reubicar el mueble del salón.

En los proyectos en los que unificamos la cocina-comedor-salón, intentamos siempre independizar la 'zona de noche' para que ésta no se vea afectada por el trasiego, ruidos y olores que se producen en el resto de la vivienda. Esta sectorización nos ha permitido generar además algo de almacenaje extra en el distribuidor de los dormitorios, regularizando y aprovechando los espacios entre pilares.