Paseo Pamplona, Zaragoza

 

El estado actual de esta vivienda cuenta con una distribución que mantiene todavía una zona de servicio diferenciada del resto del programa habitacional, y con acceso propio desde el rellano. Una intervención parcial anterior sumó la pequeña galería a la cocina, suprimiendo así la ventilación directa a exterior de la tercera habitación (servicio).

Partimos de un programa funcional y unas necesidades particulares que deben adaptarse al uso que van a hacer los propietarios (una pareja con hijos ya independizados) de esta vivienda, ya que va a ser habitada unicamente tres o cuatro días a la semana. 

Como premisa inicial, se suprime el segundo acceso y se elimina la tercera habitación, generando de esta forma dos únicos grandes dormitorios, uno de ellos con baño y gran vestidor. La cocina y el salón han de estar conectados, ya que los desayunos, comidas y cenas se llevarán a cabo en éste último.  

 

 

En la primera presentación al cliente acertamos en el planteamiento de la habitación principal + vestidor + baño principal.

También en el armario gabanero que prolonga la entrada y nos permite regularizar el perímetro del salón y generar tras él, el acceso a la cocina. Acertamos también en la recuperación de la galería.

Toca revisar las dimensiones del resto de espacios, ya que los propietarios prefieren reducir la dimensión de la cocina y prescindir de la despensa, a cambio de aumentar la dimensión de la segunda habitación y del baño secundario. Prefieren también acceder a la galería desde la cocina, para poder guardar en este espacio el reciclaje, tendedor... etc

 

 

En la segunda presentación al cliente acertamos por fin con los ajustes propuestos en la primera reunión.

La cocina conecta ahora con la galería, y desaparece la despensa a cambio de un generoso aumento de dimensión de la habitación y baño secundarios. Reconfiguramos también la composición de la habitación principal, para facilitar la circulación en torno a la cama y su conexión con el vestidor.