Parque Grande, Zaragoza

 

El estado actual de esta vivienda cuenta con una distribución parcialmente obsoleta, que mantiene todavía una zona de servicio diferenciada del resto del programa habitacional, y con acceso propio desde el rellano. La conexión de esta zona con el resto de la vivienda genera una serie de pequeños distribuidores que dificultan la circulación a través de sus espacios, que dan lugar a un núcleo central oscuro y tremendamente fragmentado.

Partimos con unas premisas que consisten en mantener la cuarta habitación (antigua habitación de servicio) como pequeño despacho, conservar el acceso secundario, y proyectar una amplia cocina en la que poder 'hacer vida', aumentando también su almacenaje y su encimera de trabajo. 

El reto de la intervención consiste en unificar el espacio de recibidor-pasillo, eliminando todos estos 'pequeños espacios distribuidores' y facilitando las conexiones físicas y visuales. Con esta regeneración y unificación de espacios se consigue también que la luz natural recorra el interior de la vivienda.