Helados Elarte, Madrid

 

La propuesta se desarrolla en un pequeño local de 25 m2 ubicado en el Centro Comercial Islazul, en Madrid. Partimos de una planta ligeramente irregular, condicionada por la existencia de un pilar que limita enormemente el frente expositivo y la optimización del espacio de atención y venta.

El programa funcional es sencillo, pues consta de un pequeño almacén y de un espacio de venta compuesto por tres elementos fijos (mostrador de helado, mostrador de topping, y máquina de helado soft), además de una pequeña barra de servicio. El reto que nos plantea el cliente es tratar de conseguir un espacio dentro del propio local destinado a la degustación de productos.

Estudiamos 'in situ' los recorridos y flujos, y comprobamos que el punto más expuesto es el chaflán entre ambos escaparates, así que ubicamos el mostrador principal enfrentado a este punto, y a partir de ahí se generan las líneas directrices que conforman todos los espacios, incluidos los elementos decorativos, como la celosía de madera que corona el espacio.

Aprovechamos uno de los dos frentes abiertos del local para ubicar los dos mostradores de venta, y generamos una línea de mostrador paralela a éstos en la que integramos la barra y la máquina de helado soft, conectada ésta última con el almacén para facilitar su recarga y posterior limpieza.

En el espacio irregular/residual en torno al pilar, encajamos los mostradores que servirán para realizar degustaciones de producto.